jueves, 19 de mayo de 2011

caracteristicas de tipos de baños

Tipos de baños según la temperatura:

Baños fríos: la temperatura del agua no puede ser superior a 18ºC, y su duración de 6 a 30 segundos. Si quieren activar la circulación de una determinada zona, son parciales, y si están destinados a producir calor y estimulación metabólica son totales. Las personas que sufran de problemas cardiacos, intestinales o vasculares no deben tomarlos.
Baños calientes: la temperatura oscila entre los 36 y los 38ºC, y su duración de 15 a 20 minutos. Se les suele añadir hierbas o esencias para aumentar su efecto relajante. Si el baño es total relaja los músculos, reduciendo el dolor. Si es de medio cuerpo, suelen usarse para enfermedades del intestino o cólicos.
Baños de temperatura ascendente: indiferente hasta 39ºC. Existen 2 variantes: la más común que dura de 20 a 25 minutos, sin baño frío después, y otra cuya duración es de 8 a 12 minutos, con baño frío después.
Baños bitérmicos: mezcla de agua caliente y fría. Cambia según el balneario, pero un ejemplo sería un ciclo de 2-4 minutos agua caliente, 1 minuto fría, y 3-4 minutos caliente, el cual se repetiría al acabar.

Tipos de baños según la técnica empleada:

Baños simples: sirven para relajar al paciente, el cual se introduce en una bañera o piscina. El tiempo de inmersión es de 15 a 20 minutos, con una temperatura templada o caliente. A veces se alternan con baños fríos para estimular el sistema circulatorio y nervioso.
Baños parciales: solucionan trastornos relativos a las extremidades, ojos o cara.
Baños de vapor: usan el vapor del agua, añadiéndole según el caso plantas medicinales. Se debe poner la zona a tratar encima de la fuente de vapor, tampandola con una toalla. La temperatura del vapor suele ser de 40 a 45 ºC , con un tiempo de aplicación de entre 10 y 20 minutos.
Si el paciente toma un baño de vapor general, es recomendable que repose después, evitando cambios bruscos de temperatura, hasta que su temperatura corporal se estabilice. Una vez que la temperatura del cuerpo ha vuelto a la normalidad, se suele aplicar una ducha fría, estimulando con ello la circulación. Las afecciones más indicadas para este baño son las respiratorias y reumáticas.
Baños bitérmicos: la característica de estos baños es la aplicación de aguas a diferentes temperaturas. ES decir, se alterna entre agua fría y caliente. Dependiendo del balneario el orden varía, pero lo más común es introducir la zona a tratar en agua caliente durante 3 o 4 minutos. Después en agua fría durante 1 minuto, terminando con agua caliente otros 3 o 4 minutos. El ciclo se debe repetir 3 o 4 veces.
Estos baños son buenos para personas que sufren enfermedades circulatorias, como problemas de retorno venoso, ya que disminuyen la inflamación. Para aumentar el resultado es buena aplicar después un masaje.
Baños de remolino: se basa en la temperatura del agua y la presión hidrostática generada por ella, creando un efecto de masaje generado por el remolino, el cual potencia los efectos relajantes del agua. Presenta varias ventajas: el efecto masaje l estimula el tropismo por lo que disminuye las contracturas musculares, aumenta la elasticidad. Por ello se aplica en articulaciones que se hayan quedado rígidas ya que les ayuda a recuperar movilidad.
Baños galvánicos o de Stanger: combinando el agua con la electricidad, genera pequeñas descargas debidas a la buena conductibilidad eléctrica que tiene el agua. Ésta se puede aumentar añadiendo sales minerales al agua, potenciando la electroforesis y disminuye el paso de corriente por el organismo del paciente.
Hidromasaje termal: en una bañera se dispone de agua termal azufrada a 34-40°C. La duración recomendada es de 20 minutos, estimulando la circulación sanguínea, y mejorando molestias óseas y musculares. Consigue que el paciente se relaje, eliminando el stress.



video catracteristicas


video


BAÑO DE PACIENTE EN CAMA

EL ASEO DE UN PACIENTE EN CAMADO



Uno de los procedimientos realizados con más frecuencia por los auxiliares de enfermería, es el aseo del paciente. La higiene, proporciona bienestar sobre todo si debido a su patología, el paciente debe permanecer encamado.

Este bienestar mejora sin duda la calidad de vida y trata de brindar cuidados a través del aseo, mejorando la circulación, la hidratación de la piel y la imagen del paciente en general.
El aseo de un paciente encamado es una tarea diaria en hospitales, geriátricos o domicilio del encamado.




PROSEDIMIENTOS



1. Lavar las manos con agua y jabón y colocar guantes estériles de un solo uso.


2. Explicarle al paciente que se le va a higienizar y preparar todo el material correspondiente que incluye ropa para el paciente, agua, jabón, toallas, sabanas nuevas y todo lo que sea necesario y complementario para el aseo.
Además, vigilar que la habitación permanezca sin corrientes de aire para que el paciente no se enfríe, manteniéndolo desnudo el menor tiempo posible y preservando su intimidad.

3. Es importante la observación del paciente de la cabeza a los pies y que al desnudarlo, este cubierto para que no se enfríe. Si tiene camisón se lo retiramos primero por la cabeza y después por los brazos y si hay dificultad por una venoclisis(1) o traumatismo, primero por un brazo y después por el otro siendo el miembro afectado el ultimo en desvestirse.

4. El orden para la higiene del paciente es: Ojos, cara, cuello y hombros, brazos, manos, axilas, tórax y mamas, abdomen, piernas y pies, espalda y nalgas y por ultimo la región genital.

5. Para lavar la cabeza en un paciente encamado, se procede a colocar al paciente sobre la orilla de la cama sin almohada recostado sobre un hule alrededor de su cuello sujetándolo de manera que quede fijo. La parte distal del hule se introduce en el cubo o palangana quedando un canal que facilita la recogida del agua. Mojar la cabeza, colocar el champú, luego enjuagar y secar lo mas pronto posible para que el paciente no se enfríe.

6. Los ojos y la cara se lavan con agua sin jabón, siempre secamos después de lavar cada zona en particular. Todas las demás partes del cuerpo con agua y jabón. Se le acerca el recipiente con agua al paciente para que pueda lavarse las manos y luego se las secamos.

7. Debemos poner especial énfasis en el cuidado de lavar y secar bien la zona submamaria en las mujeres y todos los pliegues en particular en mujeres y hombres. Lavaremos las extremidades inferiores secando bien los pliegues interdigitales.

8. Ahora colocaremos al paciente en decúbito lateral para lavar la parte posterior del cuello, hombros, espalda y nalgas. Enjuagar y secar;

9. Cambiamos el agua, jabón y la esponja y colocamos de nuevo al paciente en decúbito supino;
10. Por último, procederemos a lavar la región genital. La higiene de los genitales la realizaremos desde la región genital a la anal (así evitaremos el arrastre de gérmenes del ano a los genitales); utilizaremos agua y un antiséptico no irritante en vez de jabón. Enjuagar y secar bien.

11. Una vez seco, hidratar la piel del paciente con una loción de uso diario, que no les irrite la piel.

Recordar que el aseo aumenta y mejora la calidad de vida del paciente.


venoclisis(1): Acceso a la sangre por medio de una vena. Se utiliza en casi todas las hospitalizaciones para administrar medicamentos intravenosos o para tomar muestras con cierta frecuencia.
http://www.tcae.org/



VIDEO DE HIGIENE DE PACIENTE EN CAMA